jueves, 25 de septiembre de 2008

La historia del gótico que descubrió el humor



Darkmoon86 (utilizaremos su nombre virtual) se preparaba para salir otro sábado más con sus férrea panda de ángeles negros de la noche madrileña. Las botas con las hebillas apretadas, colocadas la levita de cuero envejecido del rastro y la camiseta de su grupo finlandés favorito. Todo en su sitio. Ahora frente al espejo escondía su moreno natural con los polvos blancuzcos y otras esencias que aprendió a usar de su madre.
Julio no era la fecha para hacer el gótico. Pero su ‘religión’ así se lo ordenaba. Se vio completamente extraño de esa guisa y con ese calor. Tras la ducha el vapor y el calor se entremezclaron. Limpió el espejo y vio que se le había corrido el rimel de los ojos. Se sintió ridículo mirándose, pero aguantó la mirada un rato, se recordó a una de esas vírgenes tan kitsch con lagrimones que salían en las procesiones. Sonrió, y no vio en esa sonrisa rastró de la estética maldad que había aprendido viendo pelis de Tim Burton. Se puso a juntar las manos y girar el cuello hacía arriba, agarró el papel higiénico, se lo enrolló por la cabeza. Ahora sí que era una virgen completa, se hizo una foto con el móvil, como las cientos que se hacía en el aseo para su fotolog, pero esta vez no ponía cara de malo y miraba desde abajo, en esta foto estaba completamente ridículo y la sensación de extrañeza se incrementó. Algo en su interior estaba cambiando. Entonces una fuerza desconocida tiró de sus comisuras cada vez más fuerte. Su media sonrisa pasó a carcajada. Se empezó a reír… de sí mismo.
Sonaron los cánticos élficos de su teléfono. Los amigos le esperaban en la puerta. Bajando la escalera había recordado las caras caricaturescas que hacía delante del espejo cuando era niño y su padre aún no le pegaba en la cabeza con la biblia. Historia construida tal vez en base a recuerdos tergiversados, pero que ya había contado a todo el mundo y acabó creyéndose.
Bajaron hacia Malasaña, serios y rígidos como columnas de la M30, él miraba a sus amigos. Hablaban de beberse unos cartones de vino tinto, luego de si en una posesión diabólica el cuerpo humano podía hacer movimientos imposibles para un no poseído. Llovía a cántaros y su maquillaje se iba a la porra. Y con él su pequeño y monocromo mundo. Entonces se le ocurrió abrir la boca y dijo, ¿sabéis cuál es la peor desgracia de un gótico? Nacer negro. No hubo respuesta. Darkmoon86, se había convertido en otra clase de Freak. Había descubierto una nueva dimensión, el humor. Ahora follaría menos, pero sería más feliz.

jueves, 11 de septiembre de 2008

LE SEGUNDÉ ORGASME


Estaba hablando con chicos de filosofía. Que ya sabéis cómo son… siempre tan dialogantes. Y hablaban de uno de los sueños o mitos que llevan a millones de estudiantes (masculinos) a afrontar con algún optimismo y media sonrisa la vuelta a un nuevo y aciago curso estudiantil, después de un verano haciendo el gilipu en la playa. Por supuesto, hablaban de la aparición, de entre la nueva camada de “pollas”, de la Lolita de oro, del mirlo blanco, de esa tía buena y de 18 años que encima (en el caso de los filósofos a base de charlatanería) te consigues ligar (Aunque tengas que esperar a las novatadas para entrarle). Pero como los filósofos son dialécticos y eso les impide darse la razón. La chica presente en la conversación soltó: ¿Y si luego es una loca insufrible y al mes ya te está haciendo la vida imposible?
Por supuesto, la respuesta estaba cargada de auténtica filosofía adolescente masculina. El chico dijo: pues bueno, ya le puedo contar a mis amigos que me tiré a una de las buenas. Y eso no me lo quita nadie. Además si no lo contase es como si no hubiera pasado. Era casi imposible colarse en su conversación, pero conseguí decir que: es tal el placer que sienten los hombres hablando de eso que podríamos llamarlo “El segundo orgasmo”. Mejor no contar cuáles serían el 3º,4º,5º,6º… dedicados al honor y gloria de tu conquista pasada. Aunque sonaría muchísimo mejor en francés, ya que elegantemente llaman al orgasmo, la petite mort. El “segundo orgasmo” ser llamaría: “Le petit remate”. Y la verdad es que es como rematar la faena el contarle a los colegas el éxito de tu misión. Mejor que decirles que te has pasado el GTA con todas las estúpidas pruebas que hay para que no se acabe nunca.
Por cierto, esto… amigas, yo no hablo nunca de estas cosas. Que soy un gentleman. :D

martes, 9 de septiembre de 2008

el muerto al hoyo... y la Tierra al hoyo también


Vuelvo para dar buenas noticias, mañana podría desaparecer el planeta Tierra. Tan solo eso. Bueno, me voy a dormir… a bueno, si vais a morir querréis saber el porqué.
Vale, vale, os lo cuento, curiosines. Mañana entra por fin en funcionamiento un juguetito que ha costado bastante más de un billón de pesetas construirlo y que tiene el nombre tan fantástico “de gran colisionador de hadrones”. Hará colisionar millones de partículas subatómicas, liberando enormes cantidades de energía que simularán, ni más ni menos, cómo era el universo hace 15.000 millones de años. Tanta megalomanía cósmica no podía salir bien parada. Los físicos están muy contentos con hacer explotar cosas que son millones de veces más pequeñas que el paquete de Micky Mouse. Pero en la física, como en cualquier cosa, hay gente pa’ to’. Y dos físicos por su cuenta han alegado alegremente la posibilidad de que con estos experimentos desaparezca el universo al entrar en contacto con otra dimensión, que se produzca una reacción en cadena de materia y antimateria y se disuelva la Tierra o que se cree un agujero negro que nos devore y quién sabe, quizás nos mande a todos a otra parte del universo, como en algún episodio de Star trek. Lo bueno es que no nos daríamos cuenta. Y es bonito pensar que la última y gran obra de arte de la humanidad, su mayor logro como especie, haya sido crear ni más ni menos que todo un agujero negro. Si Josefina levantara la cabeza estaría muy orgullosa de lo que hemos aprendido de agujeros, y en parte gracias a ella.

Ventajas: no habría que volver a celebrar el día de la Tierra, ni el día de la hispanidad, ni el día de la región de Murcia.

Labels