jueves, 18 de diciembre de 2008

el universo, un problema de peso


Teología de la estupidez. Cuestionario y análisis de las gilipolleces de la biblia, parte primera y única hasta dentro de una eternidad


Analicemos: “Dios creó el universo […] y al séptimo día descansó”, vale ¿y en qué empezó a trabajar el lunes? ¿Puede estar un dios en paro? ¿Cómo se cansa un dios? Mejor dicho, ¿cómo se cansa el Dios? ¿Es que tiene músculos? Y si llevaba una eternidad, o mejor dicho, la eternidad sin moverse ni hacer nada y en 6 días creó todo el universo ¿además de cansancio no tendrá unas agujetas cósmicas? ¿Las agujetas de un dios pueden dar lugar a universos paralelos de dolor y sufrimiento que expliquen los dantescos infiernos? Mejor no saber qué pasará con las jaquecas divinas ¿Y no tendrá un enorme flotador en la cintura por culpa de la vida sedentaria? Claro, el se dirá, ¿a dónde voy a ir si ya estoy en todas partes? ¿Será por eso que los científicos creen que el universo podría tener forma de rosquilla? Podríamos vivir en la enorme panza oronda de dios y estar dios varado en el medio cual gordo seboso anclado a un sillón y enganchado a e-Bay. Si dios no cuida su aspecto (porque entre otras cosas nadie lo ve) mejor no preguntarse qué son los agujeros negros. ¿Poros enquistados? Eso sí, respondería a una de las teorías más fascinantes de la física. Los pliegues del espacio tiempo que conectan lugares muy alejados del universo serían los michelinacos de su barriga. Cuando los científicos hablan de que el universo se expande hasta el infinito o por el contrario se encogerá y adelgazara en una enorme implosión llamada Big Crunch ¿no será que saben que algún día dios se pondrá a dieta y dejará de inflarse a tanta materia oscura que tanto le pirra?
Dios lo hacía todo en 7 días. Si dios trabajase para el corte inglés, que es posible que lo haga, cómo habría asimilado lo de los 8 días de oro.

Labels