martes, 12 de julio de 2011

receta para gourmets de deudas exquisitas


Receta para ganar un millón de euros en un instante, ¡y en dos sencillos pasos! Primero, declarar públicamente que sospechas de la solvencia de un país (da igual la veracidad y las implicaciones para el país que le toque). Esperar a que la cosa se caliente y el interés de la deuda se eleve por sí solo.

Una vez que está el plato bien horneado, el segundo paso es muy sencillo. Tan solo compramos la deuda al doble del interés anterior (advertencia: no pensar en el desastre para ese país y su estado del bienestar. Y recuerde, ¡no se preocupe! nadie le pondrá trabas a su especulación inmoral. Si se ha propasado en el fraude Europa ya lo arreglará). Pasado el debido tiempo de cocción y reposo, revolvemos bien y recogemos las justas ganancias de pe(s)cador. ¡Enhorabuena, ya puede usted comerse tranquilo sus fajos de billetes de 500€ recién hechos!

Nota: único requisito, ser un inversor y trabajar en una agencia de calificación de bienes y deudas.

lunes, 11 de julio de 2011

contraer y contraerse

Hoy en gramática parda para gente gris analizamos la caprichosa polisemia de la palabra “contraer”. ¿Se han preguntado alguna vez por qué el verbo contraer se usa para los matrimonios tal y como se usa para las enfermedades? Sin olvidar que contraer es también hacerse chiquitito, como decía la canción. Se contrae una oruga en sal y se contraen más cosas gusiformes frente al frío. Contraer y contraerse no parecen guardar relación. O sí. Es habitual el caso del marido que acaba contraído de macho ibérico en calzonazos frente a una mediterránea señora de armas tomar. Muchos contraen matrimonio con la secreta ilusión de contraer patrimonio. No obstante, lo más común en estos tiempos es que se te contraiga el patrimonio, por ejemplo, cuando se descontrae el matrimonio. Lo que puede acarrear de nuevo la contracción de ese masculino apéndice gusiforme, así como convertirse uno en un ser propenso a contraer enfermedades. Contraer y contraerse son palabras de plena actualidad que guardan su interconexión de significados en una siempre caprichosa evolución de las acepciones. Esto ha sido todo en nuestra gramática parda para gente como tú que no está haciendo nada en este momento.

domingo, 10 de julio de 2011

Dos frailes robaron el códice apelando a la memoria histórica

El mundo to say. Descubiertos dos frailes, buenos bebedores de vino, como hurtadores del códice calixtino. En las primeras declaraciones uno aseguró “lo hemos hecho para que los españoles descubran que algo tan importante existe”. En palabras del fraile más orondo" lo robamos para regalárselo al corazón de los españoles, hip".

Son numerosas las teorías que demuestran que los españoles aprenden a fuerza de sentir nostalgia de lo desconocido u olvidado de su historia. Conocemos nuestro país gracias a que las cosas y los personajes desaparecen, se roban o mueren. Debido al sesgo mediático, esta regla, por suerte, no es válida para la corona o los políticos. Si todo fuera eterno, único e indivisible en esta patria, como muchos han soñado, la ignoraríamos por completo, apenas la entenderíamos. La moraleja es terrible: el español necesita destruir constantemente para conocer y para conocerse. Lo hizo con su imperio, lo ha hecho ahora con sus costas y después con su economía. Hechos que le permiten al español medio vivir con la ensoñación de que cualquier pasado fue mejor desde Felipe II hasta nuestros días. Frases como: España se podía cruzar de punta a punta por las copas de los árboles, España fue el primer país moderno de Europa, en el imperio de España nunca se ponía el sol… se repiten como un mantra de generación en generación. Seamos realistas, sin sensación de fracaso, sin nostalgia, un español nunca es un español completo.

he aquí uno de los frailes que no quiso revelar su rostro

Labels