miércoles, 15 de julio de 2009

y dios creo el dedo con su dedo... y movió el mundo parado



He venido a hablar del primer motor de nuestra existencia. Aquello por lo que nos movemos y soportamos los desayunos de antena 3 los lunes antes de ir a nuestras (de(s)pre)ocupaciones con ganas de matar a nuestro señor jefe Stablishement encorbatado, engominado o peor, con ropa pija de sport. He venido a hablar de aquello que levanta el ánimo. El ánima, que significa movimiento, ya sea horizontal, vertical, pendular, anular, anal... Y es que a todos nos gusta el mueve mueve, menos al pobre primer motor con el que arrancaba el mundo Aristóteles, siempre ahí a ralentí, acelerando poco a poco el universo, pero siempre ahí quieto y parao a su vez... en fin, que me voy, y me voy a ir pero antes os digo parafraseando a Paco en el Umbral: ¡¡YO HE VENIDO AQUI A HABLAR DE MI DEDO!!

No hay comentarios:

Labels