jueves, 7 de agosto de 2008

encuesta de puro arte digital


No sé a quién le pueden gustar los fotomontajes con el paint. Son de la peor calidad, de la más ínfima clase. Sólo un inepto total se atrevería a perder el tiempo dejando que el paint estropee los jpg... :D

Carta a un joven creativo



Querido amigo que ‘diseñas’… cosas, logotipos, muñequitos, flyers; dibujitos en general. Te escribo esta carta, desde el cariño y el respeto, para hablarte de ti y tu futuro. Te llevo siguiendo tiempo. Reconozco tu estilo. Es único y has tardado años en cuajarlo, lo veo, es inconfundible. Enhorabuena. Camisetas, bolígrafos, revistas de tendencias, estás en todos los sitios. Nada se te escapa. Tal vez no lo hayas pensado, pero todo tiene un fin en el mundo de las formas, y las apariencias.

Estás ahí arriba, pero llegará tu hora. Un editor culto y educado se aproximará a ti y te dirá: vamos a tomar otro rumbo, la revista, la web, la agencia publicitaria, la firma de moda… necesita aires nuevos, una renovación. En ese momento pasarán por tu cabeza todos y cada uno de tus diseños. Desde los que hacías en el margen de la libreta de matemáticas al que hay colgado en la fachada de un teatro de la gran vía de Madrid. Tu caso no es único. Son las generaciones y su idiosincrasia, que nacen, crecen y se estrellan continuamente. He visto crestas de olas llenas de cerebros orgullosos y triunfantes desparramarse por las playas del olvido y las procelosas dunas de la vejez prematura.

Tu situación tal vez será irreversible. No tienes otro estilo, no te salen ideas nuevas, acaba todo en la papelera de reciclaje. Ninguna otra empresa querrá que le hagas lo mismo que has hecho para otros y que ya queda como de otra época y otro momento. En una palabra: te verás A-C-A-B-A-D-O. Qué terrible tiene que ser el momento en el que descubres esto horrorizado. Aprendes la lección, pero es demasiado tarde. Llevabas mucho tiempo encerrado, trabajando sin parar y entre un cómodo círculo de amistades que te empezará a dar la espalda. A los 30 y pico años ni siquiera entiendes cuál es el rollo de los chavalines bellos y pulcros que salen por los barrios de moda. Y firman contratos como los que tú alguna vez firmaste.

Puede que comprendas muchas cosas en ese momento, te darás cuenta de que no eres tú quién utiliza el sistema, es el sistema quién te utiliza a ti. Para perpetuarse y para mantenerse siempre joven y vigoroso. Ay, corderillo, que diste alegremente tu sangre al lobo a cambio de unas monedas y unos pases vip para fiestas de alto standing. Vagarás entre las sombras de los trabajos de medio pelo, y serás sólo el zombie del creador, de la promesa esplendorosa del diseño.

No te lo tomes a mal. No te auguro nada malo, sólo te cuento lo que veo. Y te deseo buena suerte, yo seguiré aquí caminando. Con unos amigos. Únete a nosotros, estamos Dorothy, el espantapájaros, el león, el hombre de hojalata, Goldie y unas cuantas top models de los 90s que han cerrado sus restaurantes vegetarianos. Vamos a pedirle consejo al mago del mundo de la Virgin, Richard Branson. Pregúntale cómo puedes reinventarte. Toma este flyer y ven con nosotros.

domingo, 3 de agosto de 2008

La adoración al Dios de las Burbujas


Este cuadro se titula `la adoración del Dios de las burbujas`. Cuyo autor es anónimo. Se ha dicho que ha sido utilizado en numerosos folletos de diversas sectas y logias de fines y procedencias oscuras. La expresión de inocente sumisión a su ídolo alcanza niveles de fervor ciego en esta obra. Tanto el hombre de la mano en el pecho como la mirada oblicua y alucinada del más pequeño de la composición nos recuerda a los días en que la religión era ida y venida de nuestras miradas al mundo.

la creación de ideas de jabón


Fue ese un día en el que me sentí lleno de ideas, burbujeantes ideas. Y a falta de una calvicie que permita leer lo que hay dentro de mi quijotera, se me ocurrió mostrar mis thinkis y pensamientos tal y como me enseñaron los cómics, con pompitas y bocadillos transparentes ilustrados. He aquí un claro ejemplo de mi meditabundez inspirada. Pero para no herir sensibilidades he decidido cortar la parte superior donde se podría ver el bocadillo con mis pensamientos y he dejado solo las burbujitas que indicaban que estos flotaban por ahí, en alguna parte entre mi flequillo y el techo.

INDIE WARS, La amenaza popera

La guerra de festivales ha sido el acontecimiento del verano. Ha molado. Y se ha demostrado quién la va a perder. Y no digo naa, que luego se sabe too. Puede que no pierda nadie, pero no van a haber tablas tampoco.

Los festivales que se pelean se desean. O se devoran... Ya me imagino al grande comiéndose al aspirante a grande. Convirtiendo el festival de la competencia en una sucursal del suyo propio. El galeríascase convertido en el fib inglés (nunca mejor dicho). Y veo aviones por la costa azahar con banderas diciendo “devolvernos nuestros festivales. Hermanos Mora = malandrines.”

No voy a hablar (porque no quiero ni recordarlo), lo que me pareció el festival este que estaba en una boardilla, o perdido en un monte (no me quedó muy claro eso). En cuanto a producción y servicios… Y en cuanto a ganas de suicidarte o sufrir lipotimias… Ese que se llamaba Benicassim de Madrid (Se ve que ahora se llevan los festivales descontextualizados, como el Rock in Río, que yo lo llamé el festival de las dos mentiras, porque no era in río, ni era rock ni era nada) tampoco era mucho mejor. Pero bueno, se hacía sólo para joder al otro, que es lo que tiene gracia.

Corre el rumor de crisis. Es tan solo un rumor. Pero si se arruina la gran sinnrazon qué va a ser de todos los modernos que aún no tienen coeficiente intelectual para que les dejen entrar al Apolo. Qué será de Barcelona sin el Comon People (no espera, no era esta la canción de Pulp con nombre de macrodiscoteca). Qué será de todos esos djs, ¿de qué vivirán? Antiguos megadjs pidiendo trabajo en bares pequeños. Y ya no valdrán para esas pequeñas plazas, porque tienen los sets hipertrofiados de hits de masas. Y qué será de los grupos disco punk e indies, de los que suenan todos iguales pero hay que conocerlos (sí, esos mismos) sin distribución.

Sería una pena, yo creo en las ventajas de que existan empresas indies con poder. Aunque no me guste siempre lo que hagan. Cabe el consuelo de que a veces, de los cadáveres de gigantescos monstruos corporativistas pueden salir pequeñas y bonitas flores. Lo que pasa es que en España todas las compañías indies siempre han sido eso, pequeñas y bonitas flores. Metidas en sus decorativas macetas de militancia amateur pop. Así es nuestra industria musical. Quizás será que tampoco somos otra cosa musicalmente, y no sabemos crecer sin hacerlo a lo burro.

Labels