viernes, 23 de octubre de 2009

metáforas de la destrucción


Ahora que el arte toma nuestras calles para destacarse o confundirse con la basura callejera y el vandalismo urbano. Recuerdo una anécdota curiosa, estaban demoliendo un edificio, tal como este, vestigios de la vieja Murcia. La demolición era aún más espectacular, en la zona de la plaza de las flores. Una máquina como esta estaba (no sé cómo) en el piso más alto de la montaña de escombros, y aún podían verse flotando: restos de una cama, el cuarto de baño despojado de su tradicional aislamiento, con la grifería y tuberías colgando desde las paredes como… un algo flácido.
Estaba contemplando la demolición, impresionado, cuando alguien me llamó al móvil. Me preguntó qué hacía y le dije que estaba mirando una obra de arte, una performance sobre las metáforas de la destrucción. Lo anecdótico es que por detrás de mí pasó un señor encorbatado y con maletín, que escuchó lo de “obra de arte”, se le encendió la bombilla en el celebro, se paró y empezó a mirar a la ruina con cara de interés. Para acto seguido escrutar las esquinas, supongo que en busca de alguna etiqueta con el nombre de la obra y autores. Lo venía siguiendo con el rabillo del ojo. Pero no pude evitar girarme y empezar a reír. El hombre me miró avergonzado y reemprendió gacho la marcha. Pobre alma curiosa, había sido víctima de un engaño azaroso.
Hay que estar atento porque nunca sabe dónde vas a encontrar arte del de verdad, del de los listos, del que la plebe no entiende, y no sabe discernir entre timo sin ambages o capricho de genio incomprendido. Quizás las dos cosas sean lo mismo. Si el arte es solo una forma de mirar y el que mira no ve, no entiende y no sabe. Entonces tenemos un problema. Y el problema es siempre de la gente. La gente es tonta, la gente no sabe que no hay nada que mirar, que no hay que reverenciar nada. Que los artistas querían desvirtuar la idea “obra de arte”. Y la mejor manera es borrando sus límites. Y aunque llevan mucho tiempo con la misma cantinela. Hay que estar atento, porque el artista, con obra o sin ella, querrá seguir llamando la atención. No se fíen; una cometa extraña, por ejemplo con la forma de un cristo de Murillo, puede parecer el extravío de un niño raro. Pero habrá sido lanzada por un concejal entre aplausos de una multitud. Si algún día ven un escarabajo tigre pintado de rosa por la calle, con un segurata detrás que lo vigila como si le fuera la vida en ello… sí, también estarán ante la obra de un artista. O alguien al que se le ha pagado para llamar la atención. Y es que estamos a mitad de un proceso, el artista hoy todavía es la afirmación de un ego y quiere que lo que hace “aparezca”, y parezca diferente, quiere seguir siendo creador visible, busca el aplauso de los suyos e incluso el insulto de los otros. Pero eso se acabará cuando el arte sólo sean conceptos y proyectos invisibles que intenten mejorar nuestras vidas, nos hagan más felices, creen espacios de reflexión pública… todo sin que nadie resulte herido, al lo menos.
Mientras eso llega, nos quedamos preguntándonos si es más bella esta imagen o aquella carísima obra de arte que se “instaló” en el centro de Murcia y que consistía en cientos de toneladas de escombros amontonados, llevados a propósito a un solar en una calle céntrica. Con el agravante de que el polvo entraba con el viento a las ventanas de los hogares y a su vez perjudicaba a varias terrazas de negocios colindantes.

jueves, 22 de octubre de 2009

eres raro


¿Nunca te han dicho que eres mas raro que un gay calvo con un cuchillo clavado en la cabeza unido a una jaula con pajarito que tiene una flor, piececitas para bebes, raqueta, antena y paraguas incrustados? pues a mi no, y no sé por qué...

la barbarie de la huerta


Esta es la foto que resume las fiestas huertanas. A mi vuelta del bando de la huerta (esa fiesta destructiva que consiste en beber vestido de campesino hasta que te dé un coma etílico. Rodeado de millones de borregos que hacen lo mismo que tú). En el mismo centro de la ciudad, en plaza circular, subido a la isleta, me encontré este peugeot esclafado contra el cartel. El coche no era descapotable, sino que había sido descapotado previamente, en a saber qué acto salvaje. Todo aliñado con sus correspondientes abolladuras e incorporando basura y cosas típicas del bando, tanto dentro del coche de restos de una buena juerga estilo beatnik pero con porrón, zarangollo, esparteñas y zaragüeles. Alrededor del coche también se puede apreciar la basura que deja el bando tras de si. No son fiestas son barbaries!!! Viva la barbarie!!!

la carretera va a llegar


Los seres humanos que sobrevivan a los efectos inmediatos de las explosiones termonucleares serán quizá 50 ó 75% de la población mundial actual. Durante los primeros meses de invierno nuclear se enfrentarán con temperaturas extremas, casi oscuridad permanente, cambios climáticos violentos y falta de vivienda, refugio y combustibles. Estos factores adversos producirán muerte generalizada debido a la exposición a la lluvia radiactiva, al hambre, a la falta de agua, además de la ausencia de sistemas médicos y a la tensión emocional y psicológica. No existirá ninguno de los sistemas de apoyo social, como son la distribución y venta de alimentos y de energía, los servicios de transporte, de atención médica o de comunicaciones. Después de un año, los niveles de radiación ambiental serán todavía una amenaza para los seres humanos, pero el factor más adverso en esta etapa lo constituirá la falta de producción agrícola. Surgirán epidemias con facilidad debido a la baja resistencia inmunológica de los sobrevivientes irradiados, causando gran mortalidad, ya que los sistemas de apoyo, en particular los médicos, aún no se habrán restablecido. Al volver la luz solar deberán tomarse medidas generales de protección contra la radiación ultravioleta para evitar la ceguera. La tensión psicológica por lo vivido continuará afectando gravemente a los sobrevivientes. Durante las décadas siguientes se espera, en el mejor de los casos, un lento regreso a condiciones sociales y de desarrollo muy inferiores a las conocidas antes de la guerra. Los efectos climáticos posteriores a un intercambio de armas nucleares de cientos de megatones sobre ciudades son similares a los predichos para una guerra de mayor escala (miles de megatones). Ninguno de estos resultados es el escenario más grave imaginable dado el tamaño de los arsenales actuales. Todos los ecosistemas sufrirán situaciones fuertemente adversas. Los sobrevivientes enfrentaran fríos extremos, carencia de agua, falta de alimentos y combustibles, contaminación química y radiactiva, enfermedades e infecciones, todo esto en la oscuridad permanente, o quizá en la semioscuridad. Los efectos a mediano y largo plazo, junto con los 1 000 millones de muertes inmediatas, sugieren que podría no haber seres humanos sobrevivientes en el hemisferio norte. Los efectos en el resto del planeta, particularmente la extinción de muchas de las especies vegetales y animales existentes hoy en día, representan un grave desafío a la propia permanencia de los seres humanos sobre la Tierra.

carta abierta a Sandra Buldog


Carta abierta a Sandra bulldog

Querida Sandra, ¿estás ya harta de tener que hacer abdominales 2 horas al día, de las interminables sesiones de spa e hincharte a hacer Poncios y Pilates todas las mañanas, para luego salir en una de esas hermosas películas tuyas en las que haces de poli buenorra que tiene que hacer de modelo garrulona?¿sí? Pues déjate crecer la barriguita, permite que la naturaleza actué sobre tus prietas carnes. Come alegremente mantecados con chorizo o polvorones bañados en aceite de oliva. Da rienda suelta a todos tus caprichos culinarios. Hasta puedes comer la mayonesa a puñados con la mano como Homer Simpson. Un poco de tumbing y tardes delante del televisor viendo la fox harán el resto del trabajo.

Cielo, si no te ves con tu nuevo look, no te preocupes, he hecho un fotomontaje de los míos para ti, espero que te veas preciosa como yo te veo ahora que por fin eres por fuera como eres por dentro. Sandra, bienvenida a mi salón de los horrores.

macnazi


Los detractores de walt disney, los conspiranoicos, decían que sus dibujos eran herramientas del capitalismo y de la extrema derecha. Pero yo sólo recuerdo un ratón simplón, un pato pesado y un perro fiel tontorrón. Algo infinitamente más aburrido que los de Hanna Barbera, o los alienantes mangas de tíos supercachas, que adoctrinan a miles de japoneses para dar siempre lo máximo, para no ser nunca el segundo, ya que echar rayos por el cuerpo es más difícil de conseguir. Si ser aburrido y de clase media es ser capitalista los dibujos de Disney lo eran. Claro que yo recuerdo poco de micky minie y su real corte, poco que me afectara conscientemente. Lo mismo con la dictadura de los anuncios y los programas del corazón ya nada me puede parecer más fascista y manipulador. Hail donnald (el pato payaso)

el boom del Islam


Si el filósofo sloterdijk dijo que el hombre es el animal que sobrerreacciona. El musulmán es el animal que se sobrecabrea, o simplemente - para que nos vamos a engañar - el animal (aunque esto también vale para cristianos de alta talla como Cospedal).
Con los moros pasa algo parecido, con la diplomacia internacional, a lo que nos ocurre a los simples civiles cuando nos cruzamos un gitano por la calle. Una pequeña broma en un periódico puede desencadenar una tercera guerra mundial al igual que el aleteo de una mariposa en Sudáfrica puede causar tornados en Nueva Orleans al día siguiente; o al igual que una mirada fugaz a los ojos de un gitano puede acabar con el descuidado mirón hinchado a hostias. La diferencia fundamental entre la cultura gitana y la islamica es que los primeros se conforman con decirte " acho tío a que te saco la cheliiii" y moro te mata sanguinaria y truculentamente por sentirse insultadísimo. Porque los moros y los gitanos van igual de llenos de polvo, se mueven y actúan como si fueran un solo individuo y sus señoras emiten los mismos ruidos raros con la boca y la lengua. Aunque unas agiten con las manos la botella de anís del mono que han robado en el mercadona y las moras agiten los fusiles.
Así que en lugar de darles de comer y tratarlos como personas civilizadas, nosotros los occidentales tenemos una gran deuda con el Islam, deberíamos usar nuestra superioridad cultural y militar para obligar a los moros desde niños a que descubran qué son cosas como el sentido del humor, la autocrítica y la SANTA ironía. Sólo a partir de entonces nos podríamos tratar de igual a igual. Mientras tanto los musulmanes estarán en la edad media.

Literatura quemada


Literatura quemada. Fue en un encuentro surrealista de tequila, amor y cultura. Nos reunimos nosotros, un puñado de amigos viejos, dispersos por las tierras de dios (vuelve a casa vuelve por navidad... pues eso). Entramos en un bar de nombre legendario, Zalacaín. Cafetería bohemia murciana. Entre conversación y conversación sobre el lenguaje idiomático de debussy y el estado del postfeminismo después del mayo francés se me ocurrió rebuscar en los cajones que hay en los armarios del local, todos llenos de piezas de anticuario, tras polvorientas vidrieras. Pensé que podría haber cosas escritas por gente anónima y lo dije en voz alta para darle tono de profecía: a ver si la gente deja cosas escritas para que las lea el resto de la humanidad, un regalo textual al estilo del amigo invisible que le pega mucho a los hippys. Efectivamente, los cajones estaban llenos de papeles, no había grandes epístolas, solo trozos de servilletas y cosas así. Cómico hasta el absurdo, la bonhomía bohemia escondía en esos armarios lo que no se atreven a proclamar a viva voz desde que llegó el punk con su malrollo. Poemas QUE RIMAN! Frases de amor y solidaridad al mundo. Guiños cultos para alumnos de primaria. Detalles de ingenio de lobotomizado. La marihuana y la juventud son condenables. Teníamos ante nuestras manos la prueba de que los hippys no merecen vivir. Si bien matarlos está prohibido... nuestra personal Solución Final fue acabar con el mensaje del hippy, sus textos, sus cartas sin remitente ni destinatario. Fuimos sacando de los cajones los papeles, los leímos entre risas de indignación y los fuimos quemando, ahí mismo, en una pira controlada sobre el cenicero, que no fue advertida por ningún camarero. Y que Hitler habría contemplado con ojos de maniaco iluminado. Nos urgía el hacer desaparecer tanta cita a seres imaginarios del bosque. Lo que más se podía leer era " hadas" y " duendecillos" -HOLA DUENDECILLOS. - tus muertos, cabrón!

la esquizofrenía nuestra de todos los días


Si fuera un esquizofrénico este sería mi mejor retrato posible. Hace años quería serlo. Me parecía la enfermedad más dinámica y adecuada a los tiempos (post)modernos. Tener el carácter de una víbora con ojos de cordero (aunque no es el caso de la foto). Ser como un caramelo relleno de cianuro. Dulce y jodido a la vez. Sin duda tenía todas las de ser la enfermedad de nuestro tiempo. Te despiertas de buen rollo, cariñoso, te tomas un café, coges el coche y a la media hora no puedes ni contar los 'hijo de puta' que le has dicho al abuelo que lleva su carromato a 20 km por hora, sin prisa, alguna delante tuya. Literalmente quieres matar a alguien. ¿Quién dice que el estrés es una enfermedad moderna? ¡Si nos hace recordar la bestia que llevamos dentro! lástima que en el trono de las enfermedades socioculturales modernas esté repuntando el trastorno bipolar. Tan ñoño y tan sentimental. Que es básicamente la misma enfermedad pero al revés. En lugar de pasar de 0 a 100 en un segundo, en el trastorno bipolar se pasa de 75 a 0. En lugar de adelantar por la derecha a toda velocidad, vas directo a la cuneta. A lo mejor combinando las dos enfermedades encontramos el equilibrio perfecto. ¿acaso se puede estar cabreado de cojones y deprimido y suicida a la vez? No. Amigos, en temas mentales, sumen enfermedades y ganarán.

la leyenda de las antiprincesas


Ahora que se lleva lo gótico. Me acordé de una vieja leyenda que dice que cuando nace una reina, como nuestra doña leonor rigby, en otra parte del mundo tiene lugar el alumbramiento de su alter ego maligno. Una criatura que vendrá a la Tierra para contrarrestar con maldad y oscuridad los pasos de la vida de una princesa: remilgamiento, refinamiento, pijerío, bondad gratuita y toneladas de horrible sentimentalismo... la princesa caída, en los infiernos de la realidad, ha de llevar una vida por la senda opuesta. Abocarse a la autodestrucción y así evitar, sacrificando con ello su vida, que este mundo acabe convertido en imagen y semejanza de un especial de la revista Hola. Dios salve regina

Labels