martes, 3 de mayo de 2011

bien laden (ya) no existe, son los padres


Esto es Barack Obama que estaba un día paseando por la CIA y se le encendió una lamparilla en la cabecilla, se paró para dramatizar, se giró hacia el lado y entonces preguntó a uno de esos tíos que salen en american dad, oye tío con un pin de Estados Unidos, ¿Mi primo lejano Bin Laden existe o son los padres? El de la CIA se descojonó. ¿Cómo va a existir, es que ha salido en algún lado en 10 años? Seguramente murió hace mucho tiempo. Pero al tito George (en realidad fue a papá dick cheney) se le ocurrió la idea de que siguiera vivo y de que ese hombre perdido por las montañas, tuviera todavía la capacidad fantasmagórica de acabar con nuestra superpotencia a solo pedirlo. Fue un plan perfecto para mantener a la sociedad ignorante, acojonada y meter unos cuantos goles que sus amigos neocon le estaban exigiendo. Le salió el plan perfecto. Recortamos libertades a cantidad, torturamos, asesinamos al tuntún, controlamos la vida de casi cualquier con su propio beneplácito. Si se quejan decimos que estamos en alerta naranja por bombas de ántrax metidas en botellas de bezoya en algún avión y todo el mundo se giña. Lo de inventarnos bombas hechas con botellas de agua fue otra muy buena, ¿verdad Obama?

Barack Hussein Obama lo estuvo pensando. En el fondo es buen tipo y le pareció que ya había llegado la broma muy lejos, no es su rollo el inventarse enemigos públicos para remover las entrañas del inconsciente colectivo del bárbaro medio americano. Además necesitaba el golpe de efecto de algo así para lanzar su popularidad. Pues voy a matar dos pájaros de un tirol. Monto un espectáculo con helicópteros y fuegos artificiales por algún sitio tranquilo y perdido de Pakistán y digo que por fin encontré a Bin Laden y lo maté, todo un honor y un orgullo para un premio nobel de la paz como yo. Se emocionó y en ese mismo instante incluso ya empezó a pensar en el discurso.

Aunque claro, recapacitó, el plan tenía muchos puntos cojos de los que alguien podría percatarse, vivimos en la sociedad del espectáculo. E incluso habrá gentes que reclamen pruebas… empezaré por inventarme una tradición árabe para la ocasión: el enterrar a sus muertos en el mar al instante. Enmarar (por cierto, esta palabra existe) a Bin laden en cero coma, aunque se trate ni más ni menos del enemigo público más buscado y lo normal sería demostrar que lo hemos cazado (si es que existe, seguramente esa tradición se la inventó algún árabe del Sahara, para tener una excusa e irse a la playa con el cadáver de su suegra). Es cierto que esto del entierro y la desaparición fulgurante del cadáver es una gran cagadita, mucha gente se va a dar cuenta de la mentira. Pero con una foto falsa y luego diciendo que tenemos pruebas de adn todo arreglado. Ya me han dicho los de la CIA que tienen muestras suyas de una vez que fue a comer Bin Laden a un Kentucky fried chicken en los 80s. la gente se emboba tanto con oír la palabra adn que parece que esnifaran las cadenas de doble hélice de ácido desoxirribonucleico, ¡Lo que no arregle el decir que se tiene el adn de alguien hoy día es que no existe! Por otro lado, la CIA quedará un poco de lerdos, con su supuesta omnipotencia en el mundo y que al hombre más buscado del mundo no lo encontrasen en más de 10 años, en una tranquila ciudad montañosa, justo donde se suponía que debería estar y deberían de haber buscado mil veces. Resulta que Bin laden estaba a pocos kilómetros de Afganistán, en el norte de Pakistán, viviendo tranquilamente riéndose cada noche del país más poderoso del mundo. Pero bueno, por fin, podremos decir, aquinostán y allitampocostán y Barack Obama que votarán. Me voy a la cama, mañana será un bonito día. Los niños saldrán a la calle a saltar como si de verdad les hubiésemos resuelto un problema en sus vidas de mierda, donde cada vez son menos libres y más pobres y los ricos más ricos. Será un gran día, quizás otro día me pueda preocupar de los problemas reales de esa gente, pero primero que me reelijan. Y así fue

No hay comentarios:

Labels