jueves, 21 de febrero de 2008

LA SORPRENDENTE HISTORIA DE LOS ASQUEROSOS




Ahora que vuelvo de Granada, que en allí yo he vivido muchas aventuras y desventuras, os contaré una historia que los nativos de esas tierras me transmitieron mientras compartía con ellos sus ritos y costumbres. Integrado, como estaba, en sus vidas, nos encontrábamos compartiendo el ritual de la caña y la tapa. Cuando me contaron la historia de un viejo pueblo de Granada cuyo nombre fue durante siglos un tabú, una palabra indecible que marcaba de por vida a sus oriundos, dicha villa tenía por nombre el de ASQUEROSA. Obsceno nombre que provocaba vilipendio y ostracismo a sus ciudadanos. Ya que toda criatura viviente que en torno a ella naciera y se criara, sería por siempre una ASQUEROSA. Ciudadanos asquerosos todos ellos de por vida aborrecían de su lugar de origen como quien rechaza a sus padres por ser del PP o del círculo de lectores.

Cuentan los sabios del lugar que en la antigüedad más remota dicho nombre no era tal y la villa era conocida con el hermoso latinismo de AQUAROSA, por el bello color de las aguas de su río. Pero que la malignidad y el humor negro característicos de los habitantes cercanos (andaluces tenían que ser), como si de un demiurgo maligno se tratara, acabaron rebautizando el lugar con el ignominioso apelativo.

Puedo imaginar a los niños del lugar hinchándose a pedradas con los del pueblo vecino porque estos les gritaban, generación tras generación como una pesadilla recurrente: ¡sois unos asquerosos, tus padres son todos unos asquerosos, dais asco! Veo generaciones acomplejadas. La historia de asquerosa terminó. Un día de agosto de 1943 sus gentes ya no pudieron aguantar más y decidieron rebautizar la villa con el nombre anodino nombre de VALDERRUBIO. En homenaje al tabaco cultivado en el lugar.

Los asquerosos jamás volverían a serlo, pero con ello perderían aquello que los hacía especiales. Puedo imaginar el dichoso día. El alcalde asomándose al balcón consistorial, anunciando a viva voz, levantando las manos al cielo: ciudadanos, HOY HEMOS DEJADO DE SER ASQUEROSOS.

(En la foto dos asquerosos nativos)

No hay comentarios:

Labels