lunes, 25 de febrero de 2008

Me and rihanna


Mi historia con rihanna (a la que cariñosamente llamo rihanna pura) empezó hace mucho tiempo. Yo no la conocía, ella a mí tampoco (hay una parte de esta frase que no ha cambiado con el tiempo). Estaba yo en una discoteca de Granada, a las 4 de la mañana, leyendo un libro en el hueco de una cabina. Sé que suena fatal lo de estar leyendo, pero es cierto y no recuerdo qué hacía así. Pero sí sé que estaba ahí humillado y abandonado por una incomprensible desconfianza a lo que en este mundillo se llama el dj invitado, que era yo. Quiero decir que iba a pinchar yo, que hice un viaje para eso, pero el encargado no quiso. Así que pinchó mi amigo, lo que en este mundillo se llama el dj residente, que no era yo. No diré que el encargado era moro para que no me llamen racista ni que la disco empieza por vog y acaba por egg.

Estaba yo en esos quehaceres cuando llegaron a la cabina dos pendejas (por cierto: pendejo.(Del lat. *pectinicŭlus; de pecten, -ĭnis, pubis).1. m. Pelo que nace en el pubis y en las ingles.), dos furibundas muchachas de las que solapan capas de maquillaje con capas de maquillaje del día anterior. Dos que empezaron a pedir airadas el tema de una tal riana. Y nosotros, qué? Y ellas riana - se iban, contraatacaban, de nuevo - riana, sí, su tema umbrella, umbrella. Sí, lo tenéis que tener. No? Sí, riana, venga, ponedlo. No. No hay rianas, ni ruanas que valgan, se siente. Ahí quedó la cosa. No hubo más insistencia, ni queja, ni una notita en el libro de reclamaciones (por cierto, las discos tendrán el susodicho libro, alguien ha visto alguno?)

Pero ¡Ah! pobres de nosotros que las ignoramos, nos reímos… como se dice, por lo bajini. Que aunque fuimos, como es nuestro trabajo, muy amables, inmediatamente desencadenamos nuestro humor de soberbios indies. ¡Cuántos chistes dio de sí la riana esa noche! No era para menos, el nombre me sonaba a ruano, paco ruano o a enfermedad del culo. No me acuerdo de lo que dije, pero una frase como “Ay looole, voy a ir ar médico que M’an salio unas rihannas ahí bajo que parece que me hubieran incrustao tos los perdigones de la escopeta nacional en el bujero” era totalmente factible en ese momento de hilaridaZ (hilari hilarire oh oh oh, este es el show de xuxa que os saluda con amor…)

La historia tiene su continuación cuando oigo más hablar del tema, lo escucho sin prestarle atención un par de veces. Ni siquiera me pone la rihanna, pensaba: no, no supera a beyoncé. Pero el desenlace llega cuando me topo con la cancioncilla en lo más alto de todas las canciones habidas, de todos los artistas, de todos los discos, en el 2007 de la Rockdelux. Fue entonces cuando me acordé más vividamente de ese incoherente momento de discotequeo andaluZ. Pensé: sí, yo me reí, y ahora quedará per sécula ese culorum, escrito en el podium eterno de las listas de revistas con criterio que ese 2007 fue el año de rihanna. Me inquieté: miré el videoclip en el youtube. Escuché la canción, se me hizo insoportable, hasta cansina. Los de la rockdelux siempre hacen lo mismo, en cuanto cualquier negrata hace una canción de R&B con unos pocos de teclados electrónicos nos lo van a vender como una revolución y lo van a encumbrar, en contra del criterio y la coherencia de la revista y su público. Ellos son así, hasta son entrañables cuando se les pilla el truco. Reflexioné: ¿nunca me volveré a reír de lo desconocido que suene a patochada? ¿Tendré prudencia y seré menos arrogante cuando algo me huela a chamusquina? Concluí: Por supuesto que no. La moraleja de esta historia para mí es todo lo contrario al arrepentimiento. Me da exactamente igual quién elogie la mierda. Que le den en el bujero a rihanna pura y su R&B existencialista, más hortera que la martirio vendiendo atunes en la lonja de pescado, por decir algo.

1 comentario:

UN6YUN4 dijo...

estoy dacuerdo suzio kidd... sometimes everybody cunts!!! (cuando no always)

buen estilo

Labels