jueves, 3 de abril de 2008

las muchachadas descontroladas


Ayer tarde estaba en la puerta de la biblioteca de Murcia, merendándome una naranja, cuando empezó a llegar gente, gente muy moderna, gente muy moderna ¡¡¡¿¿¿en Murcia???!!! Gente que no había visto en mi vida. Que llevo saliendo dos días mínimo a la semana desde quién sabe cuánto, yendo a todo tipo de eventos, modernos y antimodernos. Luego sí llegaron caras conocidas y yo: ¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Que sí, que está aquí el de Muchachada Nui. Ya sabes, ojete, gañan, hijo de puta hay que decirlo más, jaja jiji, qué gracioso y guapo qué es, sí, coño, el mismo, el Joaquín Reyes, que viene a dar una “conferencia”. El chico las tiene a todas locas. Qué cabrón.

La masa, unas 400 personas para una sala donde no hay ni 100 asientos se amontonaba por todas partes. El evento no estaba casi anunciado, pero la gente no paraba de llegar. Más de la mitad que venía, ni vería ni oiría a J.R. Yo pensé, bueno, seguro que gracias a esto mucha gente ha pisado una biblioteca por primera vez, y a lo mejor hasta se sacan un libro. Pero no, la gente no se movía, se quedaban en los últimos resquicios de la sala, amontonados. ¡Vaya unos borregos masokas! ¿Cuántos vendrían por morbo y cuántos por devoción?

Como eso ya era una locura, a los últimos modernos de mierda que entraban, les gritaba CHA-CHA-CHA. Y les regalaba los oídos con unos balidos. Unos BEEE BEEEE. Para que sintieran la bella música del ganado hacinado. Y a los periodistas les decíamos, echadnos las fotos a nosotros, que también sabemos decir GAAAÑAAAN. Un cachondeo, vamos. Un amigo me decía: ¡qué asco!, si lo sé no vengo. Y es que la Muchachada Nui ya no es el minoritario fenómeno chanante que pasaba de boca oreja, de indie a indie en youtube. Y eso es motivo suficiente para apartar y rechazar el fenómeno para muchos. ¡El problema es que no hay nada detrás a lo que agarrarse en cuanto a humor se refiere! Nos tendremos que acostumbrar a quererles a pesar de que son famosos y movilizan masas postadolescentes. Porque son lo mejor que tenemos para reírnos generacionalmente, a pesar de que estén reclutando a unas muchachadas muy chungas. Me quedé con las ganas de gritarle: ¡J.R. deja de dar charlas y ponte a hacer guiones, que para eso estás en este mundo! Me pregunto si mereció la pena la charla. Bah, seguro que no. Yo iré a la que hay la semana que viene sobre el concepto de infinito en el judaísmo. ¡Que eso si que es CHANANTE!

2 comentarios:

Lara dijo...

Jajaja... como mola la camiseta ;)
Besos muuuuacks!

Kaos o Kram dijo...

yo lo vi al hombre hace unas semanas en un balneario cerca de Yeste (Albacete). Mi amigo quería hacerle una foto con su compacta 4x zoom a 30 metros de distancia, ande vas hombreee, además, dejalo al hombre que ha venido aqui a desconectar y des-tresarse...En realidad yo no lo vi, o no lo reconocí, lo vieron ellos y yo les dije el nombre.

aun recuerdo cuando descubrí una noche aciaga la hora chanante... hace tampoco demasiado ¿no? eso si que era chanante, y no esta....bueno, eso, lo que dices.
Aunque me reí con lo del cuñado aparejador, pero no me hace ni la mitad de gracia en general. Y como se repiten.

Labels