domingo, 9 de marzo de 2008

EUROFREAKCION


Hace dos años, cuando ganó Lordi Eurovisión, más allá de tomármelo como una broma, reflexioné sesudamente al respecto y acabé escribiendo un artículo para un viejo y difunto fancine. Hablé entonces del futuro del festival. Deliré un poco. Pero finalmente mi delirio resultó ser tremendamente profético. Y rescato aquí un fragmento del artículo.

Y cito textualmente “[…] Caben dos posibilidades [con la victoria de Lordi], una es que se haya sembrado la semilla de la mala hierba que matará al festival más innecesario de la música. Pero yo, lo que creo que han conseguido estos caníbales es darle vida a Eurovisión, ha vuelto el espectáculo en toda regla. Y el show, la diversión y lo estrafalario se colarán por el festival para convertirlo en una algarabía de performances freaks que convivirán junto con las coreografías y las horribles canciones eurodisco de toda la vida. Yo quiero ver para el año q viene a la terremoto de Alcorcón por España [que se presentó este año] o a Alec Empire representando a Alemania, cantando incendiarios mensajes anarkistas como “destroy 2000 years of culture” […]. Entonces la pirotecnia y los fuegos artificiales pasarán a ser hogueras y coches volcados y entonces podremos contar a nuestros nietos que la revolución anarkista comenzó en un plató de eurovisión. Pero esto es sólo un bonito sueño mío.”

Hoy mi premonición se ha hecho realidad, ahora sólo espero que la revista Pronto me haga un artículo diciendo que lo adiviné todo, no sólo esto, sino que la princesa iba a tener dos niñas y que Michael jackson no era negro, y empezar a ganarme el sueldo con esto de las premoniciones. Este año es el comienzo de una horrible amistad entre los gárrulos eurodisco apoyados por la vieja guardia del festival y una juventud friki que lo que quiere es divertirse a costa de la ¿pudrición? del festival. Este año son ya dos frikis.

Es una pena que no ganará La Casa Azul, que era el ideal para volver al festival al buen gusto sin perder la pompa hortera de los 60s.

Aquel que viera ayer el programa se tuvo que percatar del mal rollo que estaba metabolizando como podía el señor Uribarri. Que no entendía nada, rodeado de jóvenes frikis como los de muchachada nui y las actuaciones fuera de tono, que se le escapaban. Me pregunto si aguantará el pobre este año o terminará por hacer explotar su ira y de paso una carga de dinamita (pa’los pavos) en Eurovisión. Que dentro de poco pasará a llamarse eurofreakcion.

No hay comentarios:

Labels