miércoles, 29 de octubre de 2008

FWD:>>ensayo sobre los forwards.Leélo es muy bueno!,a mí me pasó XD XD


Por cosas de haber sido joven y aciberneto (palabra acuñada tal vez por http://www.fotolog.com/tangerine_ine), pasé por esa época de añadir al messenger a compañeros de clase y viejos amigos del instituto… y porque no sé de nadie que fuera conmigo al colegio (Indagar en las vidas de mis amigos de infancia, contar el volumen total de hijos que han producido y sus destinos daría lugar a una gran actualización). La consecuencia actual de mi imprudencia es que aún recibo montones de mails masivos con las letras mágicas de FWD. Letras que antes de Internet conocía del mando del VHS, pero que no, no servían para que Internet fuera más rápido.
Los forwards dominaron el universo conocido. Como los dinosaurios y el IRC. Las especies de mails masivos tuvieron su gran explosión allá, por principios del tercer milenio de nuestra era. Y pese a lo que muchos piensan no se han extinguido. Siguen medrando ahí, entre las clases sociales virtuales inferiores y los recién llegados a Internet. Es decir, nuestros padres y madres, y nuestros hermanos y primos más primos.
Durante estos años no he dejado de estudiarlos, antes de eliminarlos dedicaba unos instantes a analizar su perfil, sus patrones. Lo primero que me ha llamado siempre la atención es ¿por qué todos los forward tienen el mismo estilo? Utilizan las mismas técnicas, es el mismo sentido del humor infantil, la misma ñoñería, la misma moral blanda que llama a los humanos a que nos amemos sin contemplaciones, a que dejemos caer lagrimitas por una cestica de gatos abandonada o una vieja devorada por las palomas que alimentaba todas las tardes, en fin, snif snif.
Pero establezcamos una clasificación. Empecemos por los de tipo a), de concienciación, para concienciarte de cosas, normalmente estúpidas. A veces, para que firmes en algún lado, o ayudes a no sé que ONG. Con una tendencia al alarmismo social que ni Acebes que en paz descanse. Dentro de estos se encuentran los más malintencionados. Aquellos que te avisaban de que si no los enviabas cerraban el Messenger o yo qué sé qué fatalidad. El que nunca olvidaré era el de una bella muchacha que había tenido un accidente de coche y se había convertido en un vomitivo pellejo humano tras arder en él. Te iban enseñando en fotos la digievolución de la muchacha hasta parecer más un worm que otra cosa (era para pegarle un puñetazo al amigo que me lo mandó. Por suerte para él no lo hice porque es mucho más grande que yo). El último de este estilo que recibí era sobre el pipí de rata en latas de coca-cola. Un tema de un interés del recopetín, vamos…
El más común y esperpéntico es el tipo b), los que elogian la amistad, los osos de peluche y el amor infinito a lo que sea. Generalmente, contándote alguna historia inverosímil (doblemente inverosímil cuanto te repiten mil veces que es una historia real). Historias como yo tenía un amigo, quería regalarle una rosa que me encontré, pero no me decidí y mi amigo murió al día siguiente de tristeza y soledad. Nunca me perdonaré lo que le hice, no pierdas tú la oportunidad de regalarle rosas, gominotas, peluches a tu mejor amigo o te arrepentirás (o te petará el cacas o dejará de ser tu amigo). El subtipo más frecuente es el mail en el que tienes que hacer algún test, pensar en alguien y te traerá suerte, se te cumplirá un deseo… Yo los veo como alegatos encubiertos al suicidio por hiperglucemia.
El tipo c) son los de fotos o historias sorprendentes o graciosas (estos son los que más me gustan), me hacen decir: ¡vaya, uau!, eso sí, los olvido un segundo más tarde. Dentro de estos están los de la categoría de juegos ópticos o mentales. Que a veces terminan diciendo: deja de hacer el vago y sigue trabajando. Yo, como nunca he trabajado no me siento aludido.
Y por último, d), los de chistes, generalmente verdes, y todos de viñetas de las de trazo gordo y zafio, que ninguna revista del mundo se atrevería a publicar (estos son los que mas les gustan a nuestros papás que se los mandan entre ellos con risas cómplices). También me llegaban chistes escritos, pero este formato está en desuso. Si este es el humor y las preocupaciones de la gente “de verdad”, del pueblo llano, entonces nos merecemos todas las medidas des espionaje virtual del caudillo Bush y emplearlas para atajar tanta estulticia.
Analizando su lógica interna, he podido elaborar y enunciar sin aspavientos la siguiente fórmula matemática. La horrenda cursilería específica de cada FWD es directamente proporcional a los siguientes patrones: (1) el tamaño y tipo de Fuente empleada; (2) la cantidad de Colores del mismo; (3) el número de Personas a las que ha sido enviado; (4) los Años de desgracia y desamor que te caen si no los reenvías; (5) la presencia o no de Emoticonos, llegando a multiplicarse exponencialmente si estos son animados. Es decir: FWD=F+C+P+A+E(exp)a . Con esta sencilla fórmula podéis calcular la cantidad de horror que os producen los FWD.
En fin, lo que os decía, todos los FWD parecen hijos de una misma ‘inteligencia’. Todos son muy similares. Y el mayor misterio es ¿quién los hace? ¿De dónde brotan? ¿Cuál es su origen? ¿Sirven para espiarnos como dicen los conspiranoicos de Iker Jiménez? Tras años estudiando a sudamericanos en el fotolog. Sólo se me ocurre la posibilidad de que los haga un chileno paranoide, encerrado en su cuarto, prejubilado con cuarenta años, adicto a los chats de amistad. Fan de Tom Hanks y Celine Dion y que su hijo le enseñó a montar pepeses y se suicidó arrepentido.


Este estudio antropológico te traerá mucha suerte si lo has leído. Yo pensé un deseo y se me cumplió a la hora. Créeme, ahora soy muy feliz. Pero eso sí, si no le pasas este link a 25 amigos en 25 minutos tendrás 7 de años de desgracia. Se te abrirá el cráneo por la mitad y de él saldrá un pájaro cuco cantando la internacional socialista cada vez que veas a ese chico/a que te gusta tanto, un perro se te meará en la pantorrilla y ¡ah, se te inundará el garaje los domingos! No digas que no te he avisado.

Besos y suerte, corazones (K) (K) TQ TQ TQ

No hay comentarios:

Labels