miércoles, 29 de octubre de 2008

Los adivinos morinos


Hoy sigo con mi serie de textos callejeros llenos de significación e intríngulis. Me encontré en el parabrisas de mi coche este recorte de papel fotocopiado que me ha hecho pensar que la inmigración se trae con ella lastres atávicos como la superchería y superstición. Proliferan los curanderos y videntes, es decir, los que ven que pueden sacarle pasta a los pobres e ignorantes. Cristianos y musulmanes son la misma cosa, digo caca, o sea creyentes fervorosos. Y se de muestra en que un moro puede adivinarle el futuro a un cristianito por la gracia de su dios y el cristiano creérselo por la gracia de su otro dios.
Este cartelito despierta muchos interrogantes. Por ejemplo en el apartado de adivinaciones sexuales, saber que no se te va a empinar mañana ayuda a solucionar el problema o más bien desmotiva un poco más. Y... ¿cómo hará para ver si la cosa sube o no sube? Agitará su vela mágica. He suprimido el teléfono por si a alguien se le ocurría llamar. Además el baboso maestro no me ha pagado para que le haga publicidad.

No hay comentarios:

Labels